Crítica de Nicolás Miñambres en FILANDÓN, suplemento cultural de Diario de León

Una novela polimórfica

La sonrisa robada 

José Antonio Abella 

Isla del Náufrago, Segovia, 2013. 622 páginas.


Nicolás Miñambres 17/03/2013 
 
De polimórfica, en el sentido más pleno de la palabra, puede calificarse esta novela de José Antonio Abella. Su llamativa extensión se explica por sus estratos argumentales, patentes en la variedad de voces.
Básicamente, La sonrisa robada refleja la relación epistolar, entre enero de 1949 y diciembre de 1953, del poeta español José Fernández Arroyo y la joven alemana Edelgard Lambrecht.
Conocedor de esta experiencia, José Antonio Abella decide escribir esa novela que esconde materiales preciosos: los diarios del escritor, los de su esposa Lolita y el epistolario de Edelgard.
El resultado son unas páginas apasionantes, pero a las que el lector debe acercarse con cautela y sin urgencia. El mundo personal de los tres personajes y el ambiente de la Segunda Guerra Mundial serán una feliz obsesión para el novelista. Es evidente que un mundo tan complejo exige esfuerzos creativos intensos para plasmar la abundancia documental y las voces diferentes. El autor adopta la tercera pero (consciente del esfuerzo que supone ir a conocer el mundo y espacio en el que Edelgard vivió) lleva a cabo una desbordante investigación.
Esos esfuerzos, plasmados en tres viajes a Alemania, se reflejan en una especie de sugestivo cuaderno de bitácora. Como trasfondo esencial surgen los diarios de Fernández Arroyo, los de su esposa Lolita y las cartas de Edelgard.
El final presenta un sabor agridulce. El escritor visita a Arroyo en Madrid para enseñarle el borrador de la novela, antes de iniciar su tercer viaje a Stettin. Desde allí, el escritor y su esposa envían una carta al poeta, que al final de la obra pide: «Tengo frío, abrid la ventana para que pueda entrar el sol».

 http://www.diariodeleon.es/noticias/filandon/una-novela-polimorfica_778732.html

No hay comentarios: