Comentarios de lectores


                                                                       Foto: A. Benavente

(ENCANTO Y DESENCANTO DE UN HOMBRE SIN GRACIA)
Es la primera novela de Andrés, ya había leído sus cuentos en "Nieve en la Habana" y muchos miércoles había oído, leidos por él mismo infinidad de relatos, micros, etc. en el taller que compartimos en el Centro de Poesía José Hierro, pero esta es su primera novela, como ya he dicho, y es un placer leerla, porque sin querer parece que es la voz de Andrés la que nos la va contando, la que desgrana la trama, con sus inflexiones y con sus pausas.
Además es un placer porque es una historia pequeña de personas pequeñas que se convierte en algo grande cuando cierras el libro tras la última página y piensas: ha merecido la pena.

Me alegro por Andrés y me alegro por mí, porque como he dicho merece la pena escucharla, perdón leerla.

¡Ah! solo puede adquirirse por internet en la página web de la editorial:
http://www.isladelnaufrago.es/

Carlos Ollero


(UNA TIERRA MANSA)
Confieso que yo no había leído casi nada de Ignacio, así que me han sorprendido (y fascinado) su estilo, su sabiduría narrativa, su habilidad para atrapar al lector y llevarle hasta la última página... Su conocimiento del mundo rural es prodigioso y lo va destilando con un envidiable sentido de la economía narrativa, de la eficacia del relato. Hace muy bien en conservar ciertos términos localistas, que le dan un sabor muy personal a la narración. Hay historias auténticamente geniales, como Los domingos o El chico de los recados. Otras son divertidas, estupendas (Lobos); o entrañables (Perdido, Vladimiro). También me ha gustado El aguafiestas y La flor del helecho (una incursión en la literatura fantástica). Los mejores relatos son (para mi gusto) aquellos donde el narrador se dirige a un oyente (el narratario, lo llaman los entendidos) y utiliza un tono coloquial, afectuoso, sencillo en apariencia, pero en realidad dificilísimo, trabajadísimo, quintaesenciado (¡qué envidia me da!).
La verdad es que no sé cómo vais a conseguir mantener el nivel de los dos primeros libros, que los lectores deberían estar celebrando agradecidos. Es lo que os deseo como autores y como editores.

Jesús Carazo


(UNAS POCAS PALABRAS VERDADERAS)
Este fin de semana, por fin, he podido leer “Unas pocas palabras verdaderas”, y quiero decir que me ha entusiasmado, emocionado, sobrecogido; ni un solo relato me ha dejado indiferente. Tramas asfixiantes, líricas, épicas…, todas conmovedoras. Cada final es un latigazo en el pecho, una caricia en la espalda. Puedo asegurar que el libro deja un regusto a clásico, pero no en la punta de la lengua, sino en el cielo del paladar. No podría destacar un relato sobre los demás. No sobra ninguno, todos son necesarios, perfectos, aunque he de reconocer que “Piernas” se me ha quedado pegado como un lapa. Cuando uno acaba el libro, tiene la sensación de haber leído algo realmente importante, transcendente. Probablemente haya muchas palabras verdaderas entre sus páginas, pero lo que es seguro es que prácticamente todas resultan perfectas.

Andrés Portillo González


(UNA TIERRA MANSA)
Recibí, hace ya algún tiempo, "Una tierra mansa", ese volumen donde recoges buena parte de "Un trabajo de campo" y otros cuentos desperdigados más algún inédito. Y lo he leído con calma, disfrutando cada relato, cada página. Y, veinte años después, me reafirmo en mi opinión: estos textos son magníficos, en todos los sentidos. En la riqueza de lenguaje, en el tono narrativo (hay un uso espléndido del monólogo en varios cuentos), en la dureza dramática de algunos temas... No sé qué acogida habrá tenido el libro, pero merecería la pena que se señalara como una obra importante. Aunque ya sabemos como respira la ¿crítica literaria? en estos tiempos; más vendidos y confusos que la situación económica...

Ramón García Mateos


(UNAS POCAS PALABRAS VERDADERAS)
Querido José Antonio:
La semana pasada, en un viaje a Valencia, me llevé tu libro de compañero. Y fue una elección acertada pues lo leí con emoción, sin otras pausas que la que me pedían los propios relatos. Todo en él me gustó. Esa prosa precisa y limpia, que fluye con delicadeza y hondura; sus finales inesperados y luminosos, aún en el dolor; sus personajes un poco lunáticos. Es un libro lleno de sencillez y misterio a la vez. El libro de alguien que observa la realidad y sabe intuir lo que se esconde tras lo más evidente. Incluso relatos un poco perversos en su planteamiento, como el de la pierna amputada, se transforman en tus manos en bellas alegorías del amor. Tus relatos se mueven en ese territorio indefinible que hay entre la realidad y los sueños, como bien lo demuestra esa delicada maravilla que es tu relato de La ciudad sumergida. Me recordó La desconocida de Sena, de Jules Supervielle. Posee la misma atmósfera maldita y encantada, la misma esperanza de que la vida, mas allá de sus desgracias, guarda territorios desconocidos que debemos aprender a explorar, como hace tu protagonista. Tus relatos son como esos caminos que ensanchan el territorio de nuestra alma. Te doy mi más sincera enhorabuena por ellos.

Gustavo Martín Garzo

www.martin-garzo.com

(UNA TIERRA MANSA)
Me ha gustado mucho "Una tierra mansa". Una colección de relatos que poseen unidad, y esa calidad diáfana que ya me llamó la atención en "Madera de ángel": se notaba el cuidado en la expresión, el interés en llegar a muchos lectores, pero sin descuidar la prosa, no tan habitual en los autores de literatura juvenil, que suelen ser bastante zaforas ("desaliñados", "zafios"), como decimos en Aragón. Pero esa cualidad se ve confirmada y acrecentada en este libro que ahora he leído. Como en cualquier colección de cuentos, este lector tiene sus preferidos. Me gusta mucho la soledad que contiene "El desvelado", el humor afectuoso y escéptico de "Los alfareros", la buena pintura de tipos que hay en otros tramos, como en "El frontón". "La noche en blanco" casi daría para una novela corta. En el conjunto no hay ninguno que desmerezca, que sobre o parezca de relleno, algo frecuente también en este tipo de colecciones de autor.
Los tiempos no están para los buenos libros, pero tenemos que seguir en la trinchera, agazapados para que no nos liquiden del todo, y disparando de vez en cuando para que se sepa que seguimos ahí, dispuestos a no cejar. Estos días ha tenido lugar la Feria del Libro aquí en Zaragoza, que ha pasado sin pena ni gloria. Los libreros se dedican a exponer lo que lucen a diario en las mesas y en las estanterías de sus tiendas. Son comerciantes sin pena ni gloria. Es más, los mejores libreros, que son pocos, ni siquiera se molestan en montar caseta. Lo único interesante lo ofrecen las pequeñas editoriales, sufridas, heroicas, pero que emergen aquí y allá, y en las que tenemos que confiar los escritores que no seguimos los dictados, la corriente general.
De verdad que leer "Una tierra mansa" ha sido un placer.

José Giménez Corbatón


(UNAS POCAS PALABRAS VERDADERAS)
Querido José Antonio, como mayo es un mes creativo y fructífero, no he podido leer tu libro hasta hace un par de días. Y debo decir que lo he disfrutado, que es magnífico. ¡No sé qué más puedes hacer para estar entre los maestros del género!
Todos los relatos son originalísimos y terminan de un modo sorprendente, con un fantástico coletazo narrativo. Pesimismo, naturalismo y erotismo son algunos de sus ingredientes, siempre muy bien dosificados. El escultor de almas resulta estremecedor, te sacude como un escalofrío. En El contratiempo —un cuento extraño e intenso— seguimos el increíble destino de un hombre casi invisible que termina siendo un tueur à gages (invisible por necesidad). Piernas es una historia tremenda y desgarrada. La fosa común, divertido y truculento, me trasladó al Burgos de antaño, el Burgos de tus años de estudiante (y de mis años de profesor). Ese cura intransigente y fundamentalista sólo puede ser un producto de nuestra región. En Unas pocas palabras verdaderas, el protagonista es el remordimiento, muy bien graduado, fantásticamente resuelto y también con un divertido rebufo. Alma errante es un cuento misterioso recorrido por estupendos rasgos de humor. El ladrón y la llave es un precioso metarrelato que no puede ser leído sin pensar en nuestro amigo Ignacio y en su casa vertical. De El fin de las palabras, merecidísimamente premiado, ya te hablé en su día. ¿Y qué decir del suculento La ceguera del escribano, uno de mis preferidos...?
Espero que tengamos ocasión de vernos un día para comentarlos con más detenimiento. También espero que Isla del Náufrago consiga con este libro el primero de su éxitos de ventas. No me cabe duda de que será así y por eso te envío una gran enhorabuena desde Burdeos.

Jesús Carazo

www.jesuscarazo.com


(UNAS POCAS PALABRAS VERDADERAS)
Disfruté mucho leyendo los cuentos. Recuerdo que los leí durante la Semana Santa. Hacía un tiempo buenísimo en Donosti y casi como un ritual me iba al peine de los vientos y leía un relato. Luego me quedaba un ratito sintiendo el mar y las sensaciones que la historia me había dejado. Hay imágenes muy bellas y en muchas ocasiones he sentido una compañia cercana através de las lineas del libro.

Oihana Kontxeso



 (UNA TIERRA MANSA)
Enhorabuena por esta iniciativa editorial. He leído "Una tierra mansa" y he sido arrastrado por la fuerza narrativa de Ignacio Sanz, por su capacidad para crear atmósferas con palabras, monólogos y diálogos. Un mundo rural que en gran parte ha desaparecido cobra vida en este mosaico de relatos, sin concesiones al falso tipismo. Como contraste, otras narraciones nos acercan a nuevos tiempos y formas de vida. La edición es muy hermosa, con un papel y un tipo de letra que hacen la lectura grata. Y el precio, 12 € incluidos gastos de envío, muy asequible.

Alberto Martín Baró


(UNAS POCAS PALABRAS VERDADERAS)
Sólo una nota para decir que "Unas pocas palabras verdaderas" me tiene fascinada; voy por la mitad y no lo puedo dejar. Tanto el contenido de cada historia como el estilo literario no tienen desperdicio.
Reconozco que nunca me habían gustado los libros de relatos cortos y lo compré llevada por la simple curiosidad....¡...qué acierto!
Lo que me he ido dando cuenta es que las historias resultan más atractivas si uno no lee el título antes.
Enhorabuena a Jose Antonio Abella en esta pequeña obra de arte.

Mónica Lalanda

(Gracias por tu comentario... Y espero que cuando termines la lectura no cambies de opinión.
José Antonio Abella)


(UNAS POCAS PALABRAS VERDADERAS)
¡Pues no cambié de opinión! Despues de acabarle tengo esa sensación opresiva y extraña de haber acabado un buen libro, como cuando has visto un paisaje precioso al que sabes que no vas nunca a volver y sientes pena. Tengo envidia sana de todos aquellos que todavía no lo han leído y no tienen ni idea lo que les espera.

Una nota sobre temas más prácticos por si a alguein le interesa, el pago por pay-pal (que yo no había usado antes mucho) funcionó muy bien y además el libro llegó al día siguiente y gratis!!! Alucinante considerando el precio de partida del libro.

Mónica Lalanda


(UNA TIERRA MANSA)
Nada más leer el título, me vino a la cabeza el recuerdo de mi tierra manchega. y de mi abuelo Pepe, que solía contarme romances y cuentos viejos. En seguida me sentí identificado con ese estilo directo, personal y sugestivo de "cuentacuentos" que Ignacio Sanz utiliza muy a menudo en sus libros. Desde las primeras páginas "me enganchó" ese estilo medio autobiográfico, con el que me parecía tener al autor a mi lado, relatándome con sus propias palabras y expresiones los sucesos y acontecimientos que tenían lugar por aquellos pueblos de la serranía segoviana.
Soy de los que, cuando un libro "me engancha", sigo adelante con él, gozando plenamente con su lectura hasta terminarlo.
! Ojalá que todos los libros que vayan cayendo en mis manos se lean con el mismo placer!

José F.-Arroyo


(UNAS POCAS PALABRAS VERDADERAS)
El libro de relatos me encantó, francamente el relato es el medio literario que más disfruto, y me gustaron de principio a fin, en forma incremental .. o sea, cada vez más .. de hecho, me sorprendo citando algunas frases o historias en conversaciones, señal indudable de que las historias han hecho su mella ..!

karlos



(UNA TIERRA MANSA)
El libro me ha llenado de alegría y me han emocionado las historias de esos personajes y de esos pueblos, de los que aquí, en la capital, apenas teníamos noticias, pero que, ahora, en estos relatos, nos llegan sus vidas duras y difíciles de aquellos años de la postguerra.
Al terminar de leer este libro, he rescatado de los estantes de mi librería algunos otros que allí esperaban paciemtemente otra atenta y placentera relectura. !Enhorabuena!

Dolores J. Merino


(UNAS POCAS PALABRAS VERDADERAS)
He leído este libro por segunda vez y estoy segura que lo releeré nuevamente con el mismo interés que la vez primera. En principio, con la prisa con que se comienza la aventura de entrar en el mundo de otro, de refugiarse entre las páginas desconocidas que ocultan un título y una cubierta atractivos. Después, atraída por el encantamiento que sus expresivas y poéticas páginas  me han producido. Yo diría que es esa sensación de encanto lo que emana de todos y cada uno  de los diversos cuentos en su diversidad. Encuentro algo de mágico que induce a leer y repasar los diversos argumentos y las sorprendentes consecuencias de cada relato.
En definitiva, un libro que recala  profundamente en los sentimientos del lector.

Dolores J. Merino


(UNAS POCAS PALABRAS VERDADERAS)
Personalmente, me felicito muy profundamente por la reciente aparición de esta nueva  editorial segoviana, ISLA DEL NAUFRAGO, que hace su primera entrega con este precioso libro  de José Antonio Abella, que ratifica su alta posición entre nuestros mejores escritores actuales. Tanto “las palabras verdaderas” como los “falsos relatos”  son excelentes muestras de su calidad de narrador, que ha venido demostrando en todos sus libros anteriores. Mi más cordial enhorabuena, tanto para la flamante nueva editorial como para su  inaugurador.

José Fernández-Arroyo

http://es.wikipedia.org/wiki/José_Fernández-Arroyo




Para publicar tu comentario, puedes hacerte seguidor de este blog o enviarlo desde este enlace: CONTACTO CON ISLA DEL NÁUFRAGO